Jubileo de la Tierra -2

13 Septiembre 2020

El perdón y la misericordia

(Mt 18, 21-35)

 

 

El Jubileo de la Tierra es un tiempo para regresar, volver atrás y arrepentirse…
Hemos roto los lazos que nos unían al Creador, a los demás seres humanos y al resto de la creación.
Necesitamos sanar estas relaciones dañadas, que son esenciales para sostenernos a nosotros mismos y a todo el entramado de la vida. (P. Francisco)

Canto

  • Ven, Espíritu Santo de Dios. En el alma enciende tu luz.
    Renueva la faz del mundo y llena los corazones.

Reflexión

Sin perdón no hay vida en comunidad, no hay vida de Iglesia.

Jesús nos hace comprender que el perdón de Dios no es razonable, sino inaudito, y nos sitúa ante un espejo cada vez que pensamos que debemos poner un límite a nuestro perdón. “¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?”. Resistirse a perdonar es poco lógico para quien ha conocido el perdón excesivo de Dios.

Jesús nos enseña que el perdón es sin medida y que es un todo indivisible: es imposible vivir del perdón de Dios sin “perdonar al hermano, a la hermana, de todo corazón”.

Canto:

  • Dios es ternura, Dios solo puede darnos su amor.
    Dios es ternura, fuente de perdón.

Salmo 102

Aleluya
Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades;
el rescata tu vida de la fosa, y te colma de gracia y de ternura;
el sacia de bienes tus anhelos, y como un águila se renueva tu juventud.

El Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos;
enseñó sus caminos a Moisés y sus hazañas a los hijos de Israel.

El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando ni guarda rencor perpetuo;
no nos trata como merecen nuestros pecados
ni nos paga según nuestras culpas.

Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles;
como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque él conoce nuestra masa, se acuerda de que somos barro.

Aleluya


Lectura Mt 18, 21-35 (Parábola del perdón y la misericordia)

Jesús contó una parábola en la que el amo dice a su siervo:

«Yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste.
¿No debías tú también compadecerte de tu compañero,
del mismo modo que yo me compadecí de ti?»

Aleluya

Silencio —

Canto

  • La misericordia del Señor cada día cantaré

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Padre, ayúdanos a comprender que es imposible vivir de tu perdón, sin “perdonar al hermano, a la hermana, de todo corazón”.

  • Para que la Iglesia sea siempre hogar de acogida. Que los pequeños, los débiles, los que menos cuentan, los que llegan de otros lugares, encuentren en nuestras comunidades un buen testimonio del amor de Dios.

  • Padre, te pedimos por los que son perseguidos a causa de tu nombre; por todos los que buscan la justicia.

  • Por las personas mayores, por sus cuidadores, para que sepan tratarlos con paciencia y desde el respeto. Para que sus familias no les olviden, estén en buenas manos y vivan tranquilos y felices hasta el último momento.

  • Te pedimos por las familias, para que estén unidas en los buenos y en lo malos momentos, y para que cada una de ellas sea un nido de amor, cariño, comprensión, respeto y tranquilidad.

  • Señor, escucha nuestros gritos de compasión y sana nuestro mundo. Infunde en nuestros corazones creatividad para imaginar una forma de vida justa y sostenible, donde todos tengamos suficiente y todos podamos ser restaurados.

Padrenuestro

Oración final

Dios de misericordia,
el Evangelio da a comprender esta buena noticia:
nadie, sí, nadie está excluido
ni de tu amor ni de tu perdón.

Cantos

  • O… ¡Jubilate Deo omnis terra! O… ¡Alleluia, alleluia!
  • El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa (bis). Oh…
  • Tú nos amaste, fuente de vida.

Jubileo de la Tierra

6 Septiembre 2020
Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación
(Gn 9: 8-17)

https://seasonofcreation.org/wp-content/uploads/2020/07/ES-Celebration-TW-1-1.png

Reflexión
Cada año, en septiembre, la familia ecuménica cristiana celebra el Tiempo de la Creación, un período donde los cristianos renuevan en todo el mundo su fe en Dios creador y se unen en oración por la defensa de la casa común.

El tema elegido para 2020 es “Jubileo de la Tierra”, un tiempo para entrar en el “sábado eterno” de Dios, y recordar constantemente que «el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás».
(Mensaje P. Francisco – Extracto)
Salmo 148  –  Himno de la creación al Todopoderoso
Aleluya
Alabad al Señor en el cielo, alabad al Señor en lo alto.
Alabadlo todos sus ángeles; alabadlo todos sus ejércitos.
Alabadlo, sol y luna; alabadlo, estrellas lucientes.
Alabadlo, espacios celestes y aguas que cuelgan en el cielo.

Alabad al Señor en la tierra, cetáceos y abismos del mar,
rayos, granizo, nieve y bruma, viento huracanado que cumple sus órdenes,
montes y todas las sierras, árboles frutales y cedros,
fieras y animales domésticos,reptiles y pájaros que vuelan.

Reyes del orbe y todos los pueblos, príncipes y jueces del mundo,
los jóvenes y también las doncellas, los ancianos junto con los niños,
alaben el nombre del Señor, el único nombre sublime.
Aleluya

Lectura:  Gn 9: 8-17 – Pacto de Dios con Noé y toda la creación

Dios dijo a Noé y a sus hijos:
«Yo establezco mi alianza con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañan, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Establezco, pues, mi alianza con vosotros: el diluvio no volverá a destruir criatura alguna ni habrá otro diluvio que devaste la tierra».

Y Dios añadió:
«Esta es la señal de la alianza que establezco con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las generaciones: pondré mi arco en el cielo, y al verlo recordaré la alianza perpetua entre Dios y todos los seres vivientes, todas las criaturas que existen sobre la tierra».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión
Kyrie eleison…

  • Para que recibamos la gracia de respetar y cuidar de la creación de Dios.

  • Para que todos los seres sean bendecidos como un signo del amor maravilloso de Dios.

  • Para que trabajemos para acabar con el sufrimiento de los que viven en la pobreza y dar curación a toda la creación de Dios.

  • Para que los recursos del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa, y que la tecnología sirva para deshacer el daño que hemos hecho a la creación de Dios.

  • Gracias, Señor, porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. «Envía, Señor, tu Espíritu y renueva la faz de la tierra».

Padrenuestro

Oración por el Tiempo de la Creación

Creador de Vida, por tu Palabra,
la Tierra produjo plantas que dieron semillas
y árboles de todo tipo que dieron frutos.
Los ríos, las montañas, los minerales,
los mares y los bosques sostuvieron la vida.
Y a lo largo del tiempo la Tierra ha sostenido la vida.
Con los ciclos de días y estaciones, renovación y crecimiento,
abriste tu mano para dar a las criaturas
el alimento en el momento adecuado.

En tu sabiduría, concediste un Sabbath;
un tiempo bendito para descansar
en gratitud por todo lo que has dado;
un tiempo para liberarnos del consumo desenfrenado;
un tiempo para permitir que la tierra y todas las criaturas
descansen de la carga de la producción.

Durante este Tiempo de la Creación,
te pedimos celebrar un Sabbath para nuestro planeta.
Fortalécenos con la fe para confiar en tu providencia.
Inspira nuestra creatividad para compartir lo que se nos ha dado.
Enséñanos a estar satisfechos con lo necesario.
Y mientras proclamamos un Jubileo para la Tierra,
envía tu Espíritu Santo para renovar la faz de la creación.

Oración del Tiempo de la Creación 2020 – Descarga

Aprender a perder

30 Agosto 2020

(Mt 16, 24-26)

https://oraciontaizecadiz.files.wordpress.com/2020/08/b8c68-20110828.jpg

Reflexión

En la sociedad contemporánea, que fomenta la realización personal, la enseñanza de Jesús sobre la negación de sí es un verdadero desafío. Negarse ¿no significa perderse? Si nos negamos ¿qué nos quedará?

Pero estas palabras de Jesús son una promesa de vida. Quienes se olvidan de sí mismos, poniéndose al servicio de los demás, por Cristo y por el Evangelio, recibirán cien veces más. Liberados de las preocupaciones y del miedo al futuro, podrán vivir el momento presente en la confianza en Dios con mayor intensidad. Saben que su pasado ha sido enterrado con Cristo y que él se encargará de su futuro.

Encontrar el sentido verdadero de nuestra vida al servicio de Dios y de los demás, encontrar así una alegría y una paz interior, significa encontrar la vida.

Salmo
Aleluya

Como busca la cierva corrientes de agua,
así mi alma te busca a ti, Dios mío.
Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo:
¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?

Las lágrimas son mi pan noche y día,
mientras todo el día me repiten: «¿Dónde está tu Dios?».
Recuerdo otros tiempos, y desahogo mi alma conmigo:
cómo entraba en el recinto santo, cómo avanzaba hacia la casa de Dios
entre cantos de júbilo y alabanza, en el bullicio de la fiesta.

¿Por qué te acongojas, alma mía,
por qué gimes dentro de mí?
Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».
Aleluya

Lectura (Mt 16, 24- 26)

Entonces dijo a los discípulos:

«Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla?».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión
Kyrie eleison…

  • Señor, queremos ponernos en tus manos para poder liberarnos de las preocupaciones y de los miedos y poder seguirte siempre. Te pedimos ayuda para embarcarnos en proyectos de servicio a los más necesitados, sabiendo que Tú te ocuparás de nosotros.

  • Te pedimos por nuestra Iglesia. Que sea un lugar donde tengan cabida propuestas valientes, donde no pensemos en el éxito ni el prestigio sino en seguir la voluntad del Padre.

  • Queremos presentarte a nuestros gobernantes. Que comprendan su tarea como servicio a la comunidad y nunca como medio de enriquecimiento personal.

  • Te pedimos también por los menos favorecidos de nuestra sociedad. Que sus sufrimientos se vean aliviados, que puedan encontrar manos que les ayuden y les animen.

  • Te queremos presentar nuestra situación actual de enfermedad global, de incertidumbre, de pesimismo… Ayúdanos a seguir confiando y a afrontar cada día con esperanza.

Padrenuestro

Oración final

Jesús, nuestra paz, tú nunca nos abandonas.
El Espíritu Santo siempre nos abre un camino,
el de lanzarnos en Dios como en un abismo.

Y sobreviene el asombro:
este abismo no es un precipicio de tinieblas,
sino que es Dios, abismo de compasión e inocencia.
(Roger de Taizé)

«Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo»

23 Agosto 2020

«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»

(Mt 16, 13-20)

https://www.dominicos.org/media/photologue/photos/infantil/cicloB/24to.jpg

Breve meditación del día…

Para el que menos conocimientos tiene, como para el más culto, la fe sigue siendo una muy humilde confianza en Dios. Si la fe llegara a ser una pretensión espiritual, no conduciría a ninguna parte.
(Roger de Taizé)

Reflexión

El Pueblo de Israel esperaba la llegada del Mesías, el enviado de Dios, a través del cual les llegaría la salvación y la liberación de todas las cadenas que les oprimían. Muchos israelitas pensaban que el Mesías llegaría de un modo triunfante y arrollador, terminando de un plumazo con los poderosos. Por eso tuvieron que hacer un largo camino de fe, iluminados por el Espíritu, para reconocer que Jesús era aquel a quien esperaban: el Cristo, el Hijo de Dios Vivo, el Mesías.

Jesús nos pregunta también hoy, a cada uno y cada una de nosotros: ¿quién soy yo para tí? ¿En qué Dios crees y esperas? Y no quiere una respuesta de memoria, para el examen. Quiere una respuesta existencial, desde la vida, desde nuestra vida.

Salmo 121
Aleluya

Levanto mis ojos a los montes: ¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

No permitirá que resbale tu pie, tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa el guardián de Israel.

El Señor te guarda a su sombra, está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño, ni la luna de noche.

El Señor te guarda de todo mal, él guarda tu alma;
el Señor guardas tus entradas y salidas, ahora y por siempre.

Aleluya

Lectura
Mt 16, 13 – 20

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?». Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo».

Jesús le respondió: «¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Padre, te presentamos la fe de tu Iglesia, para que hoy siga proclamando, con su palabra y con su testimonio, que Tú eres Cristo, el hijo de Dios Vivo.

  • Te pedimos por todos los que esperan en tu llegada a pesar de todos los signos de desesperanza, para que sigas siendo la esperanza de los pobres.

  • Te pedimos por todos nosotros, los seguidores de Jesús, para que purifiquemos nuestras imágenes de Dios, de modo que, como Pedro, veamos a Jesús, sus palabras y sus gestos, como el rostro visible de Dios.

  • Te presentamos todas las situaciones de sufrimiento e injusticia de nuestro mundo. Por quienes pasan hambre. Por quienes no tienen trabajo. Por los enfermos.

  • Señor, ¡auméntanos la fe! Que no dejemos de avanzar en nuestro seguimiento, que tengamos el deseo de conocerte cada vez más y mejor.

Padrenuestro

Oración final

Sin tregua, Oh Cristo, Tú me interpelas y me preguntas:
«¿Quién dices que soy yo?»

Tú eres aquél que me ama hasta en la vida que no acaba.
Tú me abres el camino del riesgo.
Tú me precedes en el camino de la santidad,
donde es feliz aquél que muere por amor.

Día tras día, Tú transfiguras en un sí el no que está en mí.
Tú me pides no unas migajas, sino toda mi existencia.
Tú eres aquél que, de día y de noche,
oras en mí sin que yo sepa cómo.

Mis balbuceos son mi oración.
Llamarte diciéndote solamente el nombre de Jesús,
colma nuestra comunión.
Sin haberte visto, te he amado.

Tú me repetías:
Vive lo poco que hayas comprendido del Evangelio.
Anuncia mi vida entre los hombres.
Enciende un fuego sobre la tierra.
Ven y sígueme”.
(Hermano Roger de Taizé)

Asunción

16 Agosto 2020

(Lucas 1, 39-56)

https://i.pinimg.com/originals/46/d4/22/46d422cbbad5f3c7e30a3c301334fa1c.jpg

Reflexión

Celebramos ayer la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, la mujer que nos trajo la alegría al darnos a Jesús: como se aprecia en el relato evangélico, “Isabel fue colmada del Espíritu Santo y la criatura saltó de alegría en su vientre”.

María con la oración hace que irrumpa el Espíritu Santo. Es el Espíritu quien nos da la verdadera alegría y la auténtica libertad cristiana; sin alegría nos convertimos en esclavos de nuestra propia tristeza. Podríamos preguntarnos si somos buena noticia, causa de alegría, de paz, de bienestar para los demás…

Hoy también se cumple el XV aniversario de la muerte del Hno. Roger, fundador de la Comunidad de Taizé. Sembrador de paz y de alegría que, como María, puso toda su confianza en Dios -Amor.

Salmo 103

Bendice, alma mía, al Señor:
¡Dios mío, qué grande eres!
Cuántas son tus obras, Señor;
la tierra está llena de tus criaturas.

Les retiras el aliento, y expiran
y vuelven a ser polvo;
envías tu espíritu, y los creas,
y repueblas la faz de la tierra.

Gloria a Dios para siempre,
goce el Señor con sus obras;
que le sea agradable mi poema,
y yo me alegraré con el Señor

Aleluya

Lectura (Lucas 1, 39-56)


En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de Maria, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:

«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?
En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.
Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

María dijo:

«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
como lo había prometido a nuestros padres–
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Te pedimos, Señor, que nos hagas alegres, humildes y sencillos como María, que, sabiéndose Madre de Dios, se puso al servicio de Isabel.

  • Te pedimos, Señor, que nos des la confianza que tuvo en ti María, al aceptar ser Madre de tu Hijo.

  • Te rogamos por la comunidad de Taizé, en el aniversario de la muerte del Hno. Roger, para que sigan siendo fermento de paz, fraternidad y espíritu de reconciliación entre los cristianos.

  • Por todos los sufrientes de este mundo, sea cual sea la causa, para que encuentren en ti consuelo y ayuda en nosotros. Te pedimos especialmente por el pueblo libanés.

  • Te pedimos Señor por el fin de la pandemia, que se está cobrando tantas vidas y está dejando sin recursos a tantas familias, especialmente en los países más pobres.

Padrenuestro

Oración final

Que Dios nos ama es una realidad a veces poco accesible.
Pero cuando descubrimos que su amor es sobre todo perdón,
nuestro corazón se calma y también se transforma.

Pero ¿qué quiere decir amar?
¿Será quizás compartir los sufrimientos de los más maltratados?
Si, exactamente esto.
¿Será tener una infinita bondad de corazón
y olvidarse de uno mismo por los demás, de forma desinteresada?
Sí, ciertamente.

Y ¿qué significa amar?
Amar es perdonar, vivir como personas reconciliadas.
Y reconciliarse es siempre una primavera del alma”
(Roger de Taizé)

¡Soy yo, no tengáis miedo!

9 Agosto 2020

(Mt 14, 2231)

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn%3AANd9GcQY76_bkabrTKFizhQbZ6JSV5DnpACfwcwaOw&usqp=CAU

 

Reflexión

Cuando conocemos bien a alguien no nos da miedo, pero sí es posible que nos sorprenda e incluso puede inspirarnos temor lo que pueda ser capaz de hacer.

De Jesús, a pesar de saber quien es, nos abruma su grandeza. Con una gran sencillez nos dice: “¡Soy yo, no temáis!”. Aparta nuestro temor y comprendemos que Él solamente puede darnos su amor.

Salmo 84

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos».
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra.

La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo.

El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
la salvación seguirá sus pasos.

Aleluya

Lectura (Mt 14, 2231)

De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua.
Los discípulos, viéndole andar sobre el agua,
se asustaron y gritaron de miedo,
pensando que era un fantasma.
Pero Jesús les dijo: «¡Tened confianza, soy yo, no tengáis miedo!»

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Te pedimos, Señor, por la Iglesia, especialmente en los lugares donde sufre persecución; que la fortaleza de nuestra oración llegue a sus corazones.

  • Te pedimos por la situación social y laboral tan precaria a causa de la pandemia; para que todos tengamos trabajo y podamos levantar una sociedad en igualdad.

  • Por las víctimas de la reciente explosión de Beirut y de todos los desastres naturales: inundaciones, corrimientos de tierra y erupciones volcánicas.

  • Perdónanos Señor por el maltrato que damos a la naturaleza y ayúdanos a cuidarla y conservarla.

  • En estos momentos de enfermedad y sufrimiento de tantas personas, te pedimos que nos ayudes a crecer en solidaridad y compasión.

  • Para que imitando a María, madre de Jesús y nuestra, estemos abiertos a la esperanza con alegría, a la fe con firmeza y a la caridad con constancia.

Padrenuestro

Oración final

Espíritu Santo, Tú soplas sobre lo que es frágil.
Tú enciendes una llama de viva caridad y de amor
que, en nuestro interior, permanece bajo la ceniza.
E incluso los temores y las noches de nuestro corazón
pueden llegar a ser por ti aurora de una nueva vida.
(Roger de Taizé)

Creando fraternidad

2 Agosto 2020

Creando fraternidad

(Mt 14, 13-21)

Comieron todos y se saciaron | Ecos de la Palabra

Breve meditación del día…

Si cada mañana al despertar,
el espíritu de la alabanza colmara el corazón en la monotonía de los días,
un impulso interior podría surgir.
(Roger de Taizé: En ti la Paz – Meditaciones para cada día del año)

Reflexión

Señor, aquí estamos de nuevo en tu presencia, para intentar seguir aprendiendo de ti. Enséñanos a anteponer las necesidades del otro a las nuestras, como Tú lo hiciste cuando querías retirarte en soledad y te encontraste con una multitud que te necesitaba. Enséñanos a compartir desde lo poco que tengamos, sabiendo que Tú pondrás el resto necesario para que todos queden satisfechos.

Sostén Señor a nuestros hermanos de Cáritas y a todos los que ponen sus vidas al servicio de los mas pequeños. Te lo pedimos Señor, en la certeza de que Tú estas aquí con nosotros y que siempre nos escuchas.

Salmo 70

A ti, Señor, me acojo:
No quede yo derrotado para siempre.
Tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo,
inclina tu oído hacia mí y ven a rescatarme.

Se Tú mi roca de refugio,
el alcázar donde me salve,
porque Tú eres mi peña y mi refugio.

En el vientre materno ya me apoyaba en ti,
en el seno Tú me sostenías,
siempre he confiado en ti.

Muchos me miraban como a un milagro,
porque Tú eres mi refugio.
Llena estaba mi boca de tu alabanza y de tu gloria todo el día.
Dios mío, no te quedes lejos; date prisa. Ven a socorrerme.

Aleluya

Lectura (Mt 14, 13-21)

Jesús mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

– Padre bueno, hoy te presentamos de nuevo a todos los que sufren y mueren por hambre en un mundo en donde se tira alimentos; a todos los que mueren por enfermedades curables, porque las multinacionales anteponen los beneficios económicos a la vida; a todas las victimas de la injusticias y de la violencia, porque el pecado ha antepuesto el egoísmo humano a la fraternidad que tu nos ofreces. Padre, haznos instrumentos del Reino en medio de todo este sufrimiento para que seamos capaces de entregar nuestras vidas cada día para parecernos a ti.

– Te pedimos Señor por nuestra Iglesia y nuestras comunidades. Que cada vez nuestras vidas sean un mayor testimonio de amor y fraternidad, para que así seamos evangelios vivos en el mundo

– Espíritu de Dios, te presentamos nuestra fragilidad para que Tú la transformes en fortaleza. Hazte presente en nuestras vidas y en el mundo, especialmente en los más jóvenes. Transforma la faz de la tierra y acelera la venida del Reino para que todos seamos la gran familia de las hijas e hijos de Dios, que desde el principio Tú has pensado.

– Hoy Padre te pedimos hoy por todos los voluntarios de Cáritas que atienden a los mas pequeños. Dales siempre tu espíritu de amor y ternura para que superen todas las dificultades y así, por medio de ellos, puedan descubrirte las personas a quienes sirven.

Padrenuestro

Oración final

Señor Jesús, que tu presencia nos inunde por completo,
para que podamos caminar a la luz de tu figura,
pensar como Tú pensabas, sentir como Tú sentías,
actuar como Tú actuabas, hablar como Tú,
y amar como Tú amabas.

Que como Tú, nos despreocupemos de nosotros mismos
para preocuparnos por los demás.
Señor queremos ser como Tú,
sensibles, misericordiosos, pacientes,
mansos, humildes y sinceros.

Que como Tú, nuestros predilectos sean los pequeños,
los mas débiles, los últimos,
y como Tú busquemos que llegue pronto el Reino,
para que todos seamos esa gran familia de hermanos que Tú siempre quisiste.

Señor, que los que nos vean te vean,
y que nuestras vidas sean testimonio del Evangelio que Tú predicaste,
para que el mundo pueda conocer al Padre y creer en tu nombre .
Amen.

El Reino de Dios – 2

26 Julio 2020

El reino de Dios – 2

(Mt 13, 44-52)

https://www.dominicos.org/media/photologue/photos/infantil/cicloA/cache/176-infantil-176-par-bolas-del-tesoro-y-de-la-perl-176-par-bolas-del-tesoro-y-de-predicacion_infantil.jpg

🎶 Ven, Espíritu Santo de Dios, en el alma enciende tu luz,
renueva la faz del mundo y llena los corazones.
(Przybądź, Duchu Boży)

Monición

El Evangelio que leeremos nos da dos indicaciones:

Para obtener el reino uno debe vender todo. Sin embargo, también es un proceso, un viaje. Lo más importante es el movimiento y la dirección de mi vida. Solo el que busca, podrá encontrar. Aquellos que son felices con lo alcanzado nunca encontrarán algo por lo cual dar la vida.
¿Estoy en una fase estancada o estoy todavía buscando, cavando más profundamente en el terreno de mi corazón? ¿Qué cuerdas ha tocado en mi corazón la experiencia de la pandemia?

Vender todo para obtener lo que realmente deseaban tan profundamente llenó de dicha a los dos hombres de la parábola. ¿He encontrado yo la perla de gran valor y  estoy listo para a vender todo lo que tengo para comprarla? ¿Estoy yo todavía buscándola, o me he resignado a una vida de mediocridad en mis relaciones con otros, con Dios en mis plegarias y mi vida laboral?

Jesús compara esta perla, con el Reino que Él vino a proclamar y a inaugurar, y esto me da alegría y esperanza.

🎶 ¡Alégrate, goza en el Señor, cosas grandes hizo por ti!
¡Alégrate, no hay que temer! ¡Alleluia, alleluia!
Jubelt und freut euch

Salmo 118

Mi porción es el Señor; he resuelto guardar tus palabras.
Más estimo yo los preceptos de tu boca que miles de monedas de oro y plata.

Que tu bondad me consuele, según la promesa hecha a tu siervo;
cuando me alcance tu compasión, viviré, y mis delicias serán tu voluntad.

Yo amo tus mandatos más que el oro purísimo;
por eso aprecio tus decretos y detesto el camino de la mentira.

Tus preceptos son admirables, por eso los guarda mi alma;
la explicación de tus palabras ilumina, da inteligencia a los ignorantes.

Aleluya

Lectura (Mt 13, 4452)

Jesús dice:
«El Reino de los cielos se asemeja a un negociante de perlas finas
que, al encontrar una de gran valor, va, vende todo lo que posee y la compra».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Señor, enséñanos a redescubrir el gozo de servirte en la vocación a la que hemos sido llamados. Haz que miremos con asombro el mundo que nos rodea, en el que manifiestas tu poder y tu bondad.

  • Señor, que tu continua presencia sea para los cristianos, la luz que ilumina nuestro caminar, y vayamos dejando huellas de servicio a los demás como discípulos tuyos.

  • Te pedimos por todas aquellas personas que han abandonado el camino del Señor, y nazca de nuevo en ellas la llama de la fe.

  • Te pedimos por todas aquellas personas que hemos amado y a los que el Señor ha llamado a su presencia.

  • Te pedimos Señor, que nos libres del mal que estamos padeciendo en este mundo y del mal del espíritu, para que no nos deje caer en la tentación de dañar a la humanidad ni a la naturaleza.

Padrenuestro

Oración final

Señor, colma de esperanza mi corazón
y de dulzura mis labios.
Pon en mis ojos la luz que acaricia y purifica,
en mis manos el gesto que perdona.
Dame valor para la lucha,
compasión para las injurias,
misericordia para la ingratitud y la injusticia.
Líbrame de la envidia
y de la ambición mezquina,
del odio y la venganza.
Y que pueda en lo mas intimo de mi ser,
sentirte a Ti presente.
Amén.

🎶 No dejes Señor que me aparte de ti. Permíteme caminar junto a ti.
Mi Dios, mi Señor, Cristo oh Jesús. Confío y me entrego a ti.
(S. Nicolas von Flue)
Gib mich ganz zu Eigen dir
🎶 Muéstranos el camino y danos fuerzas al caminar.
Muéstranos el camino, déjanos tu paz.
(Herre, visa mig vägen)

El Reino de Dios

19 Julio 2020

El Reino de Dios

https://oraciontaizecadiz.files.wordpress.com/2020/07/17cf3-il2bgranello2bdi2bsenape2bicona.jpg

Icono Abadía de Sta. María di Pulsano – Italia

🎶 Ven, Espíritu Santo de Dios, en el alma enciende tu luz,
renueva la faz del mundo y llena los corazones.
(Przybądź, Duchu Boży)

Monición

En sus parábolas, Jesús enseñó que el Reino de Dios crece y se propaga con paciencia y mansedumbre. Que a pesar de tener una apariencia humilde, como un grano de mostaza, lleva dentro una fuerza capaz de transformar los corazones y el mundo.

Para entrar a formar parte del Reino es necesario ser pobres en el corazón; no confiar en las propias capacidades, sino en el poder del amor de Dios; no actuar para ser importantes ante los ojos del mundo, sino preciosos ante los ojos de Dios, que tiene predilección por los sencillos y humildes.

Cuando vivimos así, a través de nosotros irrumpe la fuerza de Cristo y transforma lo que es pequeño y modesto en una realidad que fermenta toda la masa del mundo y de la historia.

(Francisco: Angelus 14 junio 2015 – Catequesis 6 marzo 2019. Extracto)

🎶 ¡Alégrate, goza en el Señor, cosas grandes hizo por ti!
¡Alégrate, no hay que temer! ¡Alleluia, alleluia!
Jubelt und freut euch

Salmo 85

Tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia, con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende la voz de mi súplica.

Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.»

Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.

Aleluya

Lectura (Mateo 13, 31-32)

Jesús dice:
«El Reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza que uno toma y siembra en su campo.
Aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas y se hace un árbol».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleyson…

  • Que a pesar de los dramas, las injusticias y los sufrimientos que encontramos, el amor de Dios nos abra a la confianza y a la esperanza,

  • Que el Evangelio, Palabra viva de Dios, nos alimente cada día y haga germinar en nosotros la la semilla del bien y de la paz.

  • Que la Virgen María, que acogió como «tierra fecunda» la semilla de la divina Palabra, nos sostenga en esta esperanza que nunca nos defrauda.

  • Recemos por las familias actuales, para que crezca en ellas el Espíritu del Señor, el espíritu del amor, del respeto, de la libertad.

  • Cuando digamos en el Padrenuestro «venga a nosotros tu Reino», que nuestro corazón se llene de luz con la esperanza de Cristo que viene a nuestro encuentro.

Padrenuestro

Oración final

Que venga tu reino, Señor, porque lo necesitamos.
¡Que venga, Señor!
Lo repito cada día, pero hoy, al escucharme,
me vienen al corazón aquellas palabras tuyas:
«El Reino de Dios está entre ustedes» …

Es el Reino que ya está aquí,
viniendo en cada detalle y en cada momento.
Pequeño y escondido, que se hace palabra de aliento,
caricia de consuelo, mirada de perdón,
pasos que acompañan, silencio de oración, manos que trabajan.
El Reino de esas mesas donde se comparte lo que se tiene
y siempre hay lugar para alguien más.
Ese que, sin que sepamos cómo, sigue creciendo.

El Reino que descubro en el joven que quiere amar con fidelidad
aunque el mundo le diga que eso es cosa del pasado,
en el que se levanta bien temprano sin que nadie lo sepa para rezar un rato,
en el que está dispuesto a perder su tiempo para ir
y compartir con los más pobres de su ciudad.
Y así el Reino es para mí mucho más que una idea;
tiene rostros, nombres, sabores, paisajes…
que cada uno tiene que ir descubriendo.

Eso pido cuando digo «venga tu Reino»:
poder ver, como Tú lo haces, este Reino que nunca deja de llegar.

Matu Hardoy, sj

🎶 No dejes Señor que me aparte de ti. Permíteme caminar junto a ti.
Mi Dios, mi Señor, Cristo oh Jesús. Confío y me entrego a ti.
(S. Nicolas von Flue)
Gib mich ganz zu Eigen dir
🎶 Muéstranos el camino y danos fuerzas al caminar.
Muéstranos el camino, déjanos tu paz.
(Herre, visa mig vägen)

Taizé – Meditación bíblica – Julio

 

22 runners nos cuentan por qué el running les cambió la vida
No es que ya lo haya conseguido o que ya sea perfecto: yo lo persigo, a ver si lo alcanzo como yo he sido alcanzado por Cristo. Hermanos, yo no pienso haber conseguido el premio. Solo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, hacia el premio, al cual me llama Dios desde arriba en Cristo Jesús (Filipenses 3, 12-14)

¿Has tenido alguna vez uno de esos sueños en los que tratas de correr, pero tus piernas son pesadas y no puedes alcanzar la meta? En este pasaje de la Carta a los Filipenses, el apóstol Pablo describe su existencia como una carrera. Para él, estar en camino no parece ser un problema.

Pablo estaba en prisión, probablemente en Éfeso, cuando escribió su Carta a los Filipenses. Habían pasado veinte años desde que había tenido su encuentro con Cristo resucitado y éste le había llamado a su servicio. Y Pablo podía estar orgulloso de lo que había conseguido como apóstol desde entonces. Pero apunta: «Aún no he alcanzado la meta». No se considera a sí mismo como alguien que ya lo ha conseguido. Continúa «persiguiéndolo».

La palabra que Pablo usa significa literalmente «perseguir corriendo». Los perseguidores corren tras aquellos a los que quieren destruir, como hizo Pablo cuando perseguía a la Iglesia. Pero la misma palabra expresa también la energía que se pone en tratar de alcanzar lo que es bueno, como cuando un Salmo dice : «Busca la paz, persíguelo» (Salmo 34, 14); y como hace Pablo ahora, persigue unirse a Cristo con todas sus fuerzas.

¿Por qué no está Pablo frustrado después de correr durante veinte años sin alcanzar la meta? La diferencia es Cristo. Pablo dice: Aún no poseo lo que estoy buscando, pero Cristo ya me posee a mí. Hay una asimetría fundamental: mientras que Pablo está aún corriendo para ganar el premio, Cristo ya ha terminado su carrera y ha ganado. Cristo ha hecho de Pablo –también de todos nosotros y de toda la humanidad– algo suyo.

Pablo dice el secreto de su técnica de running: «olvidándome de lo que queda atrás» y «lanzándome hacia lo que está por delante». «Olvidarse de lo que queda atrás» es un tema bíblico a menudo conectado con el perdón. El perdón de Dios libera a las personas de la carga de un mal pasado. Dios dice: «No recordaré ya sus pecados» (Jeremías 31, 34), y añade como consecuencia «No recordéis las cosas de antes (…), ved que estoy creando algo nuevo» (Isaías 43, 18-19).

Darnos permiso para «olvidarnos de lo que queda atrás» aligera nuestros pasos. Pero olvidarse de la distancia ya cubierta también nos hace pobres: nos convertimos en personas que acaban de empezar, en principiantes, novicios. El obispo del siglo IV Gregorio de Nisa escribió que «vamos de comienzo en comienzo a través de comienzos sin fin». Hay frescura en cada vez nuevos comienzos. Pero esos comienzos significan también que nunca se puede decir que ya lo has conseguido.

La técnica de running de Pablo, «olvidarse de lo que queda atrás» va con «lanzarse hacia lo que está por delante». El presente importa, pero también el futuro. La vida presente es una carrera y una lucha, pero se aligera y se acelera por el deseo de lo que está por venir: la vida con Cristo y los unos con otros.

Cuando nos cansamos y nuestros pasos se hacen pesados, no nos desanimemos. Admitamos que no somos personas que ya lo hayan conseguido. Estamos siempre en camino, como dicen las Propuestas para 2020. Atrevámonos a ser principiantes «olvidándonos de lo que queda atrás». Y que el fuego del Espíritu Santo encienda en nosotros ese amor que nos hace «lanzarnos hacia lo que está por delante».

- ¿Cuál es mi meta? ¿Dónde invierto mis energías?

- ¿Qué puede aligerar nuestros pasos para poder correr mejor?

- ¿Me atrevo a ser un principiante, a empezar siempre de nuevo?

- ¿Qué debemos recordar del pasado? ¿Qué es mejor olvidar?