Curar el mundo – 6

22 Noviembre 2020

Jesucristo, Rey del Universo

(Mt 25, 31-46)

Preparar el futuro junto con Jesús que salva y sana #CatequesisCovid

Reflexión: Preparar el futuro junto con Jesús que sana y salva

El relato proclamado en la fiesta de Cristo Rey nos recuerda a los seguidores de Jesús que su reino no es un reino de gloria y de poder, sino de servicio, amor y entrega total para rescatar al ser humano del mal, el pecado y la muerte.

La mirada en Jesús salva y sana al mundo. La “normalidad” a la cual estamos llamados es la del Reino de Dios, donde “los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncian a los pobres la Buena Nueva”.

En la “normalidad” del Reino de Dios el pan llega a todos y sobra, la organización social se basa en el contribuir, compartir y distribuir, con ternura, no en el poseer, excluir y acumular. ¡Porque al final de la vida no llevaremos nada a la otra vida!

Francisco – Curar el mundo

Salmo 24

Aleluya

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos.

—¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro?
—El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos ni jura con engaño.
Ese recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación.
—Esta es la generación que busca al Señor, que busca tu rostro, Dios de Jacob.
¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las puertas eternales:
va a entrar el Rey de la gloria.

—¿Quién es ese Rey de la gloria?
—El Señor, héroe valeroso, el Señor valeroso en la batalla.
¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las puertas eternales:
va a entrar el Rey de la gloria.
—¿Quién es ese Rey de la gloria?
—El Señor, Dios del universo, él es el Rey de la gloria.

Gloria…

Aleluya

Lectura:

Cuando el Hijo del Hombre llegue con majestad, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria y ante él comparecerán todas las naciones.

Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Colocará a las ovejas a su derecha y a las cabras a su izquierda.

Entonces el rey dirá a los de la derecha: Venid, benditos de mi Padre, a heredar el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, era inmigrante y me acogisteis, estaba desnudo y me vestisteis, estaba enfermo y me visitasteis, estaba encarcelado y vinisteis a verme.

Los justos le responderán: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber, inmigrante y te recibimos, desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y fuimos a visitarte?

El rey les contestará: Os aseguro que lo que hayáis hecho a uno solo de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis.

(Mt 25, 31-46)

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Para que la Iglesia sea siempre hogar de acogida. Que los pequeños, los débiles, los que menos cuentan, los que llegan de otros lugares, encuentren en nuestras comunidades un buen testimonio del amor de Dios.
  • Padre, ayúdanos a comprender que es imposible vivir de Tu perdón, sin “perdonar al hermano, a la hermana, de todo corazón”.
  • Padre, te pedimos por los que son perseguidos a causa de tu nombre; por todos los que buscan la justicia.
  • Por las personas mayores, por sus cuidadores, para que sepan tratarlos con paciencia y desde el respeto. Para que sus familias no les olviden, estén en buenas manos y vivan tranquilos y felices hasta el último momento.
  • Te pedimos por las familias, para que estén unidas en los buenos y en lo malos momentos, y para que cada una de ellas sea un nido de amor, cariño, comprensión, respeto y tranquilidad.

Padrenuestro

Oración

Dios de misericordia,
el Evangelio da a comprender esta buena noticia:
nadie, sí, nadie está excluido
ni de tu amor ni de tu perdón.

La oración perseverante

Comunicado conjunto de las confesiones religiosas en España ante las  ofensas a los sentimientos religiosos | Archidiócesis de Sevilla

El Papa Francisco, en la habitual Audiencia General, ha desarrollado el tema de la perseverancia en la oración como diálogo continuo con el Padre, tenaz y humilde, que, a pesar de las dificultades, no debe resignarse delante del mal y la injusticia.

El fundamento de la misión de Jesús fue el continuo diálogo con el Padre, el silencio y el recogimiento. Para animarnos a la perseverancia, dice Francisco, el Señor nos propone tres parábolas: la del amigo inoportuno, la de la anciana y el juez inicuo, y la del fariseo y el publicano.

Audiencia P. Francisco

Curar el mundo – 5

15 Noviembre 2020

La opción preferencial por los pobres

(Mt 25, 34-36)

https://www.catalunyareligio.cat/sites/default/files/styles/imatge1x1/public/cartell_vp_4a_jornada_pobresa_foto.jpg?itok=JW2VfQx0

Reflexión

En la Jornada Mundial de los Pobres el Papa Francisco nos dice: “Tiende tu mano al pobre”.

La opción preferencial por los pobres está en el centro del Evangelio. La fe, la esperanza y el amor necesariamente nos empujan hacia esta preferencia por los más necesitados, que va más allá de la pura y necesaria asistencia. Implica de hecho el caminar juntos, el dejarse evangelizar por ellos, que conocen bien al Cristo sufriente, el dejarse “contagiar” por su experiencia de la salvación, de su sabiduría y de su creatividad.

Compartir con los pobres significa enriquecerse mutuamente. Tender la mano hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida.

Salmo 23

Aleluya

El Señor es mi pastor, nada me falta, en verdes praderas me hace recostar

me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

Me guía por el sendero justo por el honor de su nombre.

Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tú vas conmigo.

Tu vara y tu cayado me sosiegan.

Preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos;

me unges la cabeza con perfume y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,

y habitaré en la casa del Señor por años sin término.

Gloria…

Aleluya

Lectura: (Mt 25, 34-36)

“Venid vosotros, benditos de mi Padre;

heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

Porque tuve hambre y me disteis de comer,

tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis,

estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis,

en la cárcel y vinisteis a verme”.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

– Señor, sabemos que hay estructuras sociales enfermas que impiden a los más pobres soñar con un futuro. Ayúdanos a trabajar juntos para sanarlas, para cambiarlas, para impulsar una nueva economía donde las personas estén en el centro, que contribuya a la promoción de los últimos, al bien común y al cuidado de la creación.

– Nos dice el Papa: el tiempo que se dedica a la oración nunca puede convertirse en una coartada para descuidar al prójimo necesitado; sino todo lo contrario: la oración logra su propósito cuando va acompañada del servicio a los pobres. Que así sea en nosotros.

– Los seguidores de Jesús se reconocen por su cercanía a los pobres, a los pequeños, a los enfermos y a los presos, a los excluidos, a los olvidados, a quien está privado de alimento y ropa. Señor, que nunca olvidemos que toda persona, sobre todo la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios.

– Te pedimos, en este triste tiempo de pandemia, que se pueda encontrar una solución para el virus que esté al alcance de todos. Que los enfermos tengan siempre una mano que les aliente, que los ancianos reciban sonrisas que les acompañen.

– Especialmente queremos presentarte hoy a las personas presas, que en este tiempo están padeciendo el doble confinamiento de la prisión y del aislamiento. Y también te presentamos a los trabajadores y voluntarios que son su ventana al mundo. Que sea posible la esperanza.

Padrenuestro

Oración final

Jesús, nuestra alegría, cuando comprendemos que nos amas,

algo de nuestra vida se apacigua e incluso se transforma.

Te preguntamos: ¿qué esperas de mí?

Y, por medio del Espíritu Santo, nos respondes:

que nada te turbe, yo rezo en ti, atrévete a dar tu vida.

Curar el mundo – 4

8 Noviembre 2020

Curar el mundo – 4: Solidaridad y fe

Se llenaron todos de Espíritu Santo”

(Hch 2, 1-3)

https://i.pinimg.com/564x/75/58/ae/7558aefa326ad84c1102a8cf7508119e.jpg

Reflexión

Todos estamos interconectados en nuestra aldea global que es la Tierra. La palabra solidaridad está desgastada, y a veces mal interpretada, pero la solidaridad es más que generosidad, es una nueva mentalidad en términos de comunidad, es priorizar el bien de todos por encima de los de unos pocos.

Una solidaridad guiada por la fe nos da la fuerza del Espíritu Santo para salir de nuestro “cenáculo” y anunciar a todos a Jesús, también con nuestro testimonio de vida. El Espíritu crea la unidad de las personas en la diversidad, crea la armonía. Cada uno de nosotros somos instrumentos diferentes que participamos con todo nuestro ser en la edificación de la comunidad, sea cual sea.

Estamos viviendo momentos duros, en crisis. El Señor nos interpela: ¿de qué modo podemos ayudar a sanar nuestro mundo, hoy? Escuchémosle en el silencio de nuestro corazón.

P. Francisco. Curar el mundo

Salmo 62

Aleluya

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansía de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida, te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca, y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio, y a la sombra de tus alas canto con júbilo.

Mi alma está unida a ti, y tu diestra me sostiene.

Gloria… Aleluya

Lectura: (Hch 2, 1-3)

Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa donde se encontraban sentados. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Que la creatividad del Espíritu Santo nos anime a nuevas formas de solidaridad familiar, de fraternidad fecunda y de solidaridad universal.
  • Que el consuelo y cariño les llegue a los ancianos para que no se sientan solos.
  • Acepta Padre el sufrimiento del enfermo, la soledad del encarcelado, la hambruna de los refugiados junto a nuestro Señor Jesús
  • Tenemos a muchas personas con muchos problemas que confían en nuestra oración, que cada uno en silencio recuerde sus nombres para que les llegue su fortaleza .
  • Que sintamos la mirada de amor de María en el caminar día a día. Que interceda ante el Señor Jesús para que nuestra casa común, el planeta-jardín, florezca de nuevo y esparza el aroma de la solidaridad.

Padrenuestro

Oración final

Invoquemos la intercesión de María Santísima, para que nos ayude a vivir, como ella, una fe activa: ella es la lámpara luminosa con la que podemos atravesar la noche más allá de la muerte y alcanzar la gran fiesta de la vida.

Ave María…

Todos los santos

1 Noviembre 2020

«Alegraos y regocijaos,

porque vuestra recompensa será grande en el cielo»

(Mt 5, 1-12)

https://artsdot.com/ADC/Art-ImgScreen-1.nsf/O/A-8XZ6RT/$FILE/Wassily_kandinsky-all_saints_day_i.Jpg
WASSILY KANDINSKY – All Saints Day

Reflexión

El Papa Francisco nos dice:

“Estamos unidos a todos los santos: no solo a los más conocidos, del calendario, sino también a los «de la puerta de al lado», a los miembros de nuestra familia y conocidos que ahora forman parte de esa inmensa multitud. Hoy, pues, es una fiesta familiar. Los santos están cerca de nosotros, de hecho, son nuestros verdaderos hermanos y hermanas. Nos entienden, nos aman, saben lo que es nuestro verdadero bien, nos ayudan y nos esperan. Son felices y nos quieren felices con ellos en el paraíso.

Por este motivo nos invitan al camino de la felicidad: las bienaventuranzas que Jesús nos enseñó. Hagámoslo vida: Bienaventurado los pobres, los mansos, los limpios de corazón, los pacíficos, los misericordiosos… Que estas bienaventuranzas sean el mapa de nuestro caminar diario.

No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir todos los días este camino que nos lleva a casa. Así que hoy vislumbramos nuestro futuro y celebramos aquello por lo que nacimos: nacimos para no morir nunca más, ¡Nacimos para disfrutar de la felicidad de Dios! El Señor nos anima a que tomemos el camino de las Bienaventuranzas”.

P. Francisco

Salmo 94

Aleluya

Venid, aclamemos al Señor, | demos vítores a la Roca que nos salva;

entremos a su presencia dándole gracias, | aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande, | soberano de todos los dioses:

tiene en su mano las simas de la tierra, | son suyas las cumbres de los montes;

suyo es el mar, porque él lo hizo, | la tierra firme que modelaron sus manos.

Entrad, postrémonos por tierra, | bendiciendo al Señor, creador nuestro.

Porque él es nuestro Dios, | y nosotros su pueblo, | el rebaño que él guía.

Gloria…

Aleluya

Lectura (Mt 5, 1-12)

Decía Jesús a la gente:

«Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Padre bueno, hoy día de todos los Santos, te presentamos a todos los hombres y mujeres que trabajan por aliviar el sufrimiento de sus prójimos en todos los ámbitos: sociales, políticos, asistenciales….. Te pedimos Señor que los fortalezcas en su tarea y puedan así reflejar tu rostro en la tierra.
  • Señor, Tú que nos mostraste el camino del amor y la entrega, te rogamos por todos los que viven situaciones de injusticia, falta de libertad, violencia y enfermedad, soledad y muerte. Ellos son nuestros hermanos y hermanas. Danos entrañas de misericordia, ante toda miseria humana y así seamos capaces de mostrar al mundo la alternativa que nos trae tu Evangelio.
  • Te pedimos Señor por nuestra Iglesia, por el Papa y por nuestras comunidades, para que el mundo pueda ver en todos nosotros el espíritu de las Bienaventuranzas que da esperanza.
  • Nos unimos, Padre, a todos nuestras hermanas y hermanos que nos han precedido y se encuentran ya en tu Reino. Te damos gracias por sus vidas que nos han mostrado el camino, y te pedimos que un día también nosotros nos unamos a la comunidad de los Santos.
  • Hoy domingo de Caritas, te pedimos Señor por todas las personas que trabajan para ayudar a los hermanos en este servicio de caridad, para que Tú les animes en su tarea y les sostengas.

Padrenuestro

Oración final

Señor, Jesús, tu que con tu vida nos enseñaste a servir y nos dejaste un mandamiento único: “Amaos los unos a los otros, como yo os he amado”, conduce a tu Iglesia y a esta pequeña comunidad por el camino de la santidad a través del amor .

Maestro, te pedimos que nos ayudes para que las bienaventuranzas sean la Ley de nuestras vidas, y así podamos caminar en tu presencia cada uno de nuestros días como evangelios vivos en el mundo.

Señor, en esta Tierra que sufre y te necesita, recordamos tus palabras: “Donde dos o más están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Te rogamos que tu presencia entre nosotros, sea esa luz que alumbre a todos para que así puedan conocerte, amarte y llegar al Padre.

Amen.

Curar el mundo – 3

25 Octubre 2020

Curar el mundo – 3: Fe y dignidad humana

(Mt 20, 29-34)

https://i2.wp.com/www.logosortodoxo.com/wp-content/uploads/2012/12/Ciego.jpg

Ven, Espíritu Santo, muéstranos tu hermosura
reflejada en todos los pueblos de la tierra,
para descubrir que todos son importantes,
que todos son necesarios, que son rostros diferentes
de la misma humanidad que amas.

Reflexión

La pandemia ha puesto de relieve lo vulnerables e interconectados que estamos todos: Si no cuidamos el uno del otro, empezando por los últimos, por los que están más afectados, no podemos sanar el mundo.

Frente a la cultura del descarte, individualista y agresiva, que transforma el ser humano en un bien de consumo para usar y tirar, Jesús nos propone otro tipo de visión: la del servicio y del dar la vida por los otros, devolviendo la vista a dos ciegos y haciéndoles sus discípulos.

A la luz de la fe sabemos que Dios nos ha creado no como objetos, sino como personas amadas y capaces de amar; nos ha creado a su imagen y semejanza. De esta manera nos ha donado una dignidad única, invitándonos a vivir en comunión con Él, en comunión con nuestros hermanos, en armonía y respeto de toda la creación.

P. Francisco. Curar el mundo

Salmo 17

Aleluya

Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza;
Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador.

Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío,
mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoco al Señor de mi alabanza y quedo libre de mis enemigos.

Viva el Señor, bendita sea mi Roca, sea ensalzado mi Dios y Salvador.
Tú diste gran victoria a tu rey, tuviste misericordia de tu ungido.

Gloria…

Aleluya

Lectura: Los dos ciegos de Jericó (Mt 20, 2934)

Al salir de Jericó le siguió una gran muchedumbre. Dos ciegos que estaban sentados al borde del camino oyeron que Jesús pasaba y se pusieron a gritar: «¡Ten compasión de nosotros, Señor, Hijo de David!».

La muchedumbre los increpó para que se callaran, pero ellos gritaban más fuerte: «¡Ten compasión de nosotros, Señor, Hijo de David!».

Entonces Jesús se detuvo, los llamó y les dijo: «¿Qué queréis que os haga?».

Le respondieron: «Señor, que se abran nuestros ojos».

Compadecido, Jesús les tocó los ojos, y al punto recobraron la vista y lo siguieron.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Que el Señor nos “devuelva la vista” para redescubrir qué significa ser miembros de la familia humana, y traducir esta mirada en acciones concretas de compasión y respeto para cada persona, de cuidado y custodia para nuestra casa común.
  • Pidamos al Señor que nos dé ojos atentos a los hermanos que sufren. Como discípulos de Jesús no queremos ser indiferentes ni individualistas.
  • Señor, ábrenos los ojos para mirar a los otros, las necesidades de los otros, los problemas de los otros, estar en comunión reconociendo la dignidad humana en cada persona cualquiera que sea su raza, lengua o condición.
  • Que aprendamos a compartir nuestros bienes y a nosotros mismos con los humildes y pequeños tan queridos por Dios: los pobres, los que viven en soledad y los que sufren.
  • Por la Madre Tierra, para que pueda recuperarse del agotamiento y la devastación que le hemos hecho sufrir, y sepamos cómo restaurar la belleza y diversidad de la naturaleza, y cómo renovarnos a nosotros mismos y nuestros estilos de vida.
  • Te pedimos, Señor, por todos nuestros hermanos enfermos.Tú que has mandado a tu Hijo para curar toda enfermedad, crea en nosotros un corazón capaz de ver y socorrer al hermano que sufre en este mundo.

Padrenuestro

Oración al Creador

Señor y Padre de la humanidad,
que creaste a todos los seres humanos con la misma dignidad,
infunde en nuestros corazones un espíritu fraternal.
Inspíranos un sueño de reencuentro, de diálogo, de justicia y de paz.
Impúlsanos a crear sociedades más sanas
y un mundo más digno,
sin hambre, sin pobreza, sin violencia, sin guerras.

Que nuestro corazón se abra
a todos los pueblos y naciones de la tierra,
para reconocer el bien y la belleza
que sembraste en cada uno,
para estrechar lazos de unidad, de proyectos comunes,
de esperanzas compartidas. Amén.

(P. Francisco. Fratelli Tutti)

J.M. Misiones

18 Octubre 2020

J.M. Misiones: «Aquí estoy, mándame»

(Ef 4,1b-7.12-16)

Fano در توییتر "#DOMUND2018 cambiemos el mundo... Qué los últimos sean lo  primero en nuestra iglesia misionera… "

Entonces escuché la voz del Señor, que decía:
«¿A quién enviaré? ¿Y quién irá por nosotros?».
Contesté: «Aquí estoy, mándame». (Is 6, 8)

Reflexión

La misión de la “Iglesia en salida” no es un programa, una intención que se logra mediante un esfuerzo de voluntad. Es Cristo quien saca a la Iglesia de sí misma. En la misión de anunciar el Evangelio, te mueves porque el Espíritu te empuja y te trae (Sin Él no podemos hacer nada). Dios siempre nos ama primero y con este amor nos encuentra y nos llama. Nuestra vocación personal viene del hecho de que somos hijos e hijas de Dios en la Iglesia, su familia, hermanos y hermanas en esa caridad que Jesús nos testimonia.

La imposibilidad de reunirnos como Iglesia para celebrar la Eucaristía nos ha hecho compartir la condición de muchas comunidades cristianas que no pueden celebrar la Misa cada domingo. En este contexto, la pregunta que Dios hace: «¿A quién voy a enviar?», se renueva y espera nuestra respuesta generosa y convencida: «¡Aquí estoy, mándame!» (Is 6,8). Dios continúa buscando a quién enviar al mundo y a cada pueblo, para testimoniar su amor, su salvación.

La misión es una respuesta libre y consciente a la llamada de Dios, pero podemos percibirla sólo cuando vivimos una relación personal de amor con Jesús vivo. Preguntémonos: ¿Estamos listos para recibir la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida, para escuchar la llamada a la misión?

(DEL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCOPARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2020)

Salmo 99 –  Alegría de los que entran en el templo
Aleluya

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores.

Sabed que el Señor es Dios:
que El nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos,
dándole gracias y bendiciendo su nombre:

“El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades”.

Gloria…
Aleluya

Lectura De la carta de Pablo a los Efesios (4,1b-7.12-16)

Os ruego que os portéis como deben hacerlo quienes han sido llamados por Dios, como lo fuisteis vosotros. Sed humildes y amables; tened paciencia y soportaos unos a otros con amor. Procurad manteneros siempre unidos, con la ayuda del Espíritu Santo y por medio de la paz que ya os une. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como una sola es la esperanza a la que Dios os ha llamado. Hay un solo Señor, una sola fe y un solo bautismo; hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos.

Pero cada uno de nosotros hemos recibido los dones que Cristo nos ha querido dar. Así preparó a los suyos para un acto de servicio, para la edificación del cuerpo de Cristo hasta que todos lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios. De ese modo alcanzaremos la edad y el desarrollo que corresponden a la plena madurez de Cristo.

Ya no seremos como niños, que cambian fácilmente de parecer y son arrastrados por el viento de cualquier nueva enseñanza hasta dejarse engañar por gente astuta que anda por caminos equivocados. Antes bien, diciendo la verdad con amor debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo. Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo el cuerpo va creciendo y edificándose en amor.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión
Kyrie eleison…

Padre, te rogamos por el Pueblo de Dios enviado al mundo para ser presencia viva del Señor resucitado, para que sienta la necesidad de ser testigo del Evangelio en todas las periferias.
Te pedimos Señor por nuestras comunidades cristianas, para que se sientan siempre vinculadas desde la oración, la reflexión y la caridad, a las necesidades de la evangelización del mundo.
Señor, ponemos en tus manos a todos los seminarios y noviciados, para que se cultive en ellos, junto al propio carisma, la dimensión misionera de la Iglesia.
Por la Iglesia perseguida, tan interpelante en el testimonio de la fe y en la sangre de sus mártires, para que sea un revulsivo en la renovación de nuestras comunidades.
Por todos los misioneros, modelos de una Iglesia en salida, para que cuenten siempre con el respaldo de nuestra oración y la comunión solidaria.
Roguemos al Señor todos nosotros que nos reunimos en Oración cada domingo en Tu presencia, para que vivamos con autenticidad el Evangelio y podamos compartir la Alegría y la Paz que Jesús pone en nuestro corazón sin descanso y a todos los que nos rodean.

Padrenuestro

Oración final

Padre bueno, Dios rico en misericordia,
concédenos la gracia de seguir el camino
de los misioneros y misioneras.

Ellos nos enseñan a ser Iglesia “en salida”,
a vencer la comodidad y el miedo,
a tomar la iniciativa, movidos por el Espíritu;
a salir al encuentro del otro para mostrarle
esa infinita misericordia de tu corazón
que ellos mismos han conocido.

Entregados a Ti en el servicio a los pobres,
muestran las puertas siempre abiertas de la Iglesia:
el lugar de la misericordia gratuita,
donde cada persona puede sentirse acogida, amada,
alegre por el perdón y alentada a vivir
según la vida buena del Evangelio.

Señor, que aprendamos de estos hermanos nuestros
a ser “discípulos misioneros”,
testigos convincentes de tu misericordia.

Curar el mundo – 2

11 Octubre 2020

Un Reino de sanación y de curación

(Mc 2, 1-12)

https://www.arguments.es/vocacion/wp-content/uploads/2018/11/cuatroamigos-1.jpg
Santuario Nacional S. Juan Pablo II – Washington

Reflexión

La pandemia sigue causando dolor y sufrimiento en toda la humanidad. Esta experiencia dramática nos invita a tener nuestra mirada puesta en Jesús que hace presente el Reino de Dios en medio de nosotros: un Reino de luz en medio de la oscuridad, de alegría en medio de tantos dolores, de sanación y de salvación en medio de las enfermedades y la muerte, de ternura en medio del odio.

El ministerio de Jesús ofrece muchos ejemplos de sanación: fiebre, lepra, parálisis, la vista, el habla o el oído. En realidad sana no solo un mal físico, sino a toda la persona, la saca de su aislamiento para que se incorpore de nuevo en la comunidad.

P. Francisco: Curar el mundo

Salmo 16 – Tú eres mi bien

Aleluya

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti. Yo digo al Señor: «Tú eres mi Dios». No hay bien para mí fuera de ti.

El Señor es el lote de mi heredad y mi copa, mi suerte está en tu mano: me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad. Bendeciré al Señor que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente.

Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa esperanzada.

Porque no me abandonarás en la región de los muertos ni dejarás a tu fiel ver la corrupción. Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha.

Gloria…

Aleluya

Lectura (Marcos 2, 1-12)

Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Y les proponía la palabra.

Y vinieron trayéndole un paralítico llevado entre cuatro y, como no podían presentárselo por el gentío, levantaron la techumbre encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados».

Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla este así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, sino solo uno, Dios?». Jesús les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —dice al paralítico—: “Te digo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa”».

Se levantó, cogió inmediatamente la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual».

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

Para que continuemos la obra de curación y salvación de Jesús, médico de las almas y de los cuerpos, y trabajemos todos juntos en la construcción de un mundo mejor, lleno de esperanza para las generaciones futuras.

Que Jesús, que renueva y reconcilia a cada criatura, nos regale los dones necesarios para amar y sanar como Él sabía hacerlo, para cuidar de todos sin distinción de raza, lengua o nación.

Que bajo la protección de María, Virgen de la Salud, y animados por el Espíritu Santo, trabajemos por el Reino de Dios, un Reino que sana y salva.

Por los dirigentes y los responsables de la sociedad, para que en este tiempo de pandemia reformen en profundidad las estructuras injustas y sus prácticas destructivas que nos separan los unos de los otros, amenazando la familia humana y nuestro planeta.

Padrenuestro

Oración a María, Salud de los enfermos

María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; y líbranos de todo peligro. Amén.

Curar el mundo-1

4 Octubre 2020

Cuidado de la casa común

S. Francisco de Asís

(Gn 2, 8-9.15)

Laudado Si" el cuidado de la casa común - YouTube

Reflexión

Cuando el Papa Francisco nos habla de qué significa “cuidar de la Creación de Dios, preservar la naturaleza y el medio ambiente”, lo hace con estas palabras:

Es contemplar la belleza de la creación y, como se nos dice en el libro del Génesis, custodiarla: “Dios nos dejó el jardín del mundo para cuidarlo.” O, como nos muestra San Francisco de Asís, es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos. Nosotros, como cristianos, también estamos llamados a cuidar el medio ambiente. De nosotros depende que le dejemos a las siguientes generaciones un mundo bien cuidado.

Pero cuidar el medio ambiente, que es una cuestión ecológica, implica a su vez cuidar la vida humana. ¿De qué serviría que nos esforzásemos en tener a los animales y las plantas en perfecto estado si somos indiferentes ante los pobres? Hay personas que sienten más lástima por un perro abandonado que por un pobre que esté durmiendo en la calle. También los hay que tienen más cariño a sus mascotas que a los bebés.

La vida humana tiene una dignidad superior a todo y, nosotros hemos de cuidar este jardín de Dios, la tierra, comenzando por la vida humana. Así haremos un mundo más maravilloso, donde incluso las relaciones entre nosotros serán más felices.

P. Francisco. Curar el mundo

Salmo 8

Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.
De la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:

rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar.

Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

Gloria…

Aleluya

Lectura (Génesis 2, 8-9.15)

El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia Oriente, y colocó en él al hombre que había modelado.

El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos para la vista y buenos para comer; además, el árbol de la vida en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal.

El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara y lo cultivara.

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Te damos gracias Señor, por las obras de tus manos, por la tierra que habitamos, por los artistas que embellecen el mundo con sus obras, y por los científicos y profesores que trabajan para hacer un mundo mejor.
  • Señor, haz que tomemos conciencia y responsabilidad para cuidar el universo, la casa que Tú creaste para todo ser humano.
  • Que todo ser viviente respete la naturaleza y toda la belleza y beneficio que nos da la tierra para sobrevivir.
  • Te pedimos por todos los gobernantes de la tierra, para que sean sensibles a las necesidades de los países más desfavorecidos, y compartan sus bienes con los más necesitados.
  • Te pedimos Señor, por todas las personas que están en paro, por los emigrantes, para que encuentren países que los acojan, y por todos los impedidos por enfermedad.
  • Te pedimos por los voluntarios de Cáritas y todas las organizaciones que se dedican a la atención de los más marginados.

Padrenuestro

Oración final – Cántico de las criaturas

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,

porque de ti, Altísimo, coronados serán.
Alabado seas, mi Señor.

S. Francisco de Asís

https://www.franciscanos.org/estudios/cruz-blancag.jpg

JORNADA MUNDIAL DEL EMIGRANTE Y DEL REFUGIADO

27 Septiembre 2020

Como Jesucristo, obligados a huir.
(Mt 2,13-15.19-23)

https://www.enroma.com/wp-content/uploads/2019/10/escultura-plaza-san-pedro-vaticano.jpeg

“Ángeles sin saberlo” – Timothy Schmalz – Roma

«Colaborar para construir»: https://youtu.be/aHbSlu_Vb_w

Reflexión

Jesús vivió en primera persona el camino doloroso del destierro, en busca de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentaron la condición dramática de los refugiados, marcada por el miedo, la incertidumbre, las incomodidades. Lamentablemente, en nuestros días, millones de familias pueden reconocerse en esta triste realidad. […]

Jesús quiso pertenecer a una familia que experimentó estas dificultades, para que nadie se sienta excluido de la cercanía amorosa de Dios. La huida a Egipto, nos muestra que Dios está allí donde el hombre está en peligro, allí donde el hombre sufre, allí donde huye, donde experimenta el rechazo y el abandono.

Dios es comunión de amor y la familia es una expresión que refleja el misterio insondable del Dios amor, Padre de todos. Es camino seguro para encontrar y conocer al Señor, la mayor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grande a los pueblos y construir un mundo más justo y dichoso, querido por Dios.
(Francisco: Mensaje J.M. del migrante y del refugiado 2020)

Salmo 126: El esfuerzo humano es inútil sin Dios

Aleluya

Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles;
Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas.
Es inútil que madruguéis, que veléis hasta muy tarde,
que comáis el pan de vuestros sudores;
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

La herencia que da el Señor son los hijos; su salario, el fruto del vientre:
son saetas en manos del guerrero, los hijos de la juventud
Dichoso el hombre que llena con ellas su aljaba:
no quedará derrotado cuando litigue con su adversario en la plaza.

Aleluya

Lectura (Mt 2,13-15.19-23)

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes…

Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuelve a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño».

Se levantó, tomó al niño y a su madre y volvió a la tierra de Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños se retiró a Galilea y se estableció en una ciudad llamada Nazaret…

Aleluya

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan solo beneficios a costa de los pobres y de la tierra.

  • Dios de las familias, ayúdanos a mirar a nuestro prójimo como a nuestro hermano Que los lazos fraternos se cimienten y fortalezcan y que con tu ayuda, Padre bueno, podamos descubrir la grandeza de tu amor y hagamos de nuestro mundo esa gran Iglesia Doméstica que tanto deseas.

  • Dios de los migrantes, te pedimos por todos los que pasan privaciones cuando se trasladan en busca de una vida mejor. Muéstrales tu compasión a aquellos que viajan en medio de peligros y llévalos a un lugar seguro y tranquilo. Abre nuestro corazón para que podamos ofrecer hospitalidad a todos los que buscan un refugio. Danos el valor para recibir con agrado a toda persona foránea como si fuera Cristo entre nosotros.

  • Dios de la paz, te pedimos para que trabajemos codo con codo para poner fin a la violencia entre nuestros pueblos, en nuestros entornos, en nuestro corazón. Que cese la injusticia, la desigualdad y la indiferencia. Que todos seamos uno, como Tú quieres, un solo pueblo, una sola nación, una sola familia, tu familia, Señor.

Padrenuestro

Oración final

Padre del cielo, nadie es extranjero para ti y nadie está nunca lejos de tu cariño.
En tu bondad, cuida de los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo, de los que están separados de sus seres queridos, de los que están perdidos y de los que han sido exiliados de sus hogares.

Llévalos en condiciones seguras al lugar donde quieren estar. Envía tu Espíritu Santo sobre nuestros gobernantes, para que promulguen leyes y políticas acordes con la dignidad de toda persona. Concédenos la gracia de una santa audacia para ser solidarios con los más vulnerables entre nosotros y para ver en ellos el rostro de tu Hijo.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, que también fue refugiado y migrante. Amén.

Oración por Migrantes y Refugiados.
James Conley, obispo de Lincoln (Nebraska).