Los santos, testigos y compañeros de esperanza

Todos los Santos – 1 Nov. 2018

«Bienaventurados» ( Mt 5, 1-12 )

Resultado de imagen de sermon de la montaña alettiVasiliy Myazin – Sermon on the Mount

El día de nuestro bautismo resonó para nosotros la invocación de los santos. Era la primera vez que nos era regalada esta compañía de “hermanos mayores”, la carta a los Hebreos define esta compañía como “gran nube de testigos”. Así son los santos: una multitud de testigos. Se les invoca nuevamente en el sacramento del matrimonio y del orden sacerdotal.

Pero podríamos preguntarnos ¿Se puede ser santo en la vida de todos los días? Sí, se puede. Es el gran regalo que cada uno de nosotros puede ofrecer al mundo.

Que el Señor nos dé la gracia de creer tan profundamente en Él como para convertirnos en imagen de Cristo para este mundo. Hombres y mujeres que viven aceptando también una porción de sufrimiento porque se hacen cargo de la fatiga de los demás, pero sin los cuales el mundo no tendría esperanza.

Por ello pidamos que el Señor nos done la esperanza de ser santos.

Salmo

Del Evangelio de San Mateo (Mt 5, 1-12)

Al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo:

«Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros».

Peticiones

  • Oremos al Señor para que nos haga ser sus testigos en este mundo.

  • Te rogamos Señor por todas las personas que de forma anónima trabajan por la construcción del reino de Dios, para que nunca les falte la fuerza del Espíritu.

  • Te rogamos por los que no aspiran a la santidad, porque están desesperanzados, asqueados de este mundo o creen que no se puede hacer nada por cambiar.

  • Para que veamos que la santidad consiste en cargar con la cruz de los demás, los humildes, enfermos, abandonados, encarcelados, refugiados, ancianos… todos los que necesitan ver el rostro de Cristo.

  • Oremos para que, en los momentos de oscuridad, sepamos que tenemos todo un paraíso a nuestras espaldas, ya que la gracia de Dios no faltará porque Jesús es siempre fiel.

Oración

Peregrinos del reino celeste,

hoy, con nuestras plegarias y cantos,

invocamos a todos los santos

revestidos de cándida veste.

Sólo a Dios en la tierra buscaron,

y de todos hermanos se hicieron.

Porque a todos sus brazos se abrieron,

éstos son los que a Dios encontraron.

Animosos, sigamos sus huellas,

nuestro barro será transformado

hasta verse con Cristo elevado

junto a Dios en su cielo de estrellas.

(Bernardo  Velado Graña)

Anuncios