Cuaresma-5

21 Marzo 2021

Nuestra mirada hacia el crucifijo

https://i0.wp.com/anthony.sogang.ac.kr/sylvain/16.bmp

Hermano Sylvain, de Taize

Introducción

El Evangelio de hoy nos invita a dirigir nuestra mirada hacia el crucifijo, que no es un objeto ornamental. En la imagen de Jesús crucificado se desvela el misterio de la muerte del hijo como supremo acto de amor, fuente de vida y de salvación para la humanidad de todos los tiempos. En sus llagas fuimos curados.

Para explicar el significado de su muerte y resurrección, Jesús de sirve de la imagen del grano de trigo que tiene que caer en la tierra y morir para dar mucho fruto. Él pagó ese precio. Este es el misterio de Cristo.

Que la Virgen María nos ayude a encontrarlo y conocerlo así como Él quiere, para que podamos vivir iluminados por Él y llevar al mundo frutos de justicia y de paz.

Salmo 94

Christe Jesu lumen cordium, laudabo te

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,

aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande,
tiene en su mano las simas de la tierra,

son suyas las cumbres de los montes;
suyo es el mar, porque Él lo hizo,

la tierra firme que modelaron sus manos.

Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque
Él es nuestro Dios,

y nosotros su pueblo, el rebaño que Él guía.
Ojalá escuchéis hoy su voz: No endurezcáis el corazón

Gloria al Padre…

Christe Jesu lumen cordium, laudabo te

Lectura — Jn 12, 23-28

Jesús dijo:
«Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo honrará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré? ¿Padre, líbrame de esta hora? Pero si por esto he venido, para esta hora: Padre, glorifica tu nombre».
Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo».

Christe Jesu lumen cordium, laudabo te

Silencio —

Oración de intercesión

Kyrie eleison…

  • Bendigamos al Señor, por este tiempo de gracia que nos concede, para que, por medio de la oración, el ayuno y la limosna, nos encontremos cada vez más cerca de Él y del prójimo.

  • Te rogamos, Señor, por el fin de la pandemia, por todas las personas que están pasando por momentos duros en su vida, como la enfermedad, la miseria, el abandono, la falta de libertad. Haznos en este tiempo estar más atentos a los que sufren.

Padre Nuestro

Oración final

Jesucristo, cuando creemos estar solos, tú estás presente.
Si en nuestro interior tenemos como una duda,
no por ello tú nos amas menos.
Quisiéramos atrevernos a asumir riesgos por ti, Cristo.
Y escuchamos tus palabras:
El que da su vida por amor la encontrará”.
(Roger de Taizé)