Pascua I – El camino del resucitado

4 Abril 2021

«Ir a Galilea»

https://i1.wp.com/anthony.sogang.ac.kr/sylvain/sylvain/work17.jpg
Sylvain de Taizé

𝄞 ¡Despierta Tú que duermes!

Levántate de entre los muertos,

y Cristo te alumbrará, y Cristo te alumbrará.

Monición

«Muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol»… unas mujeres, en un gesto de compasión y de amor, van al sepulcro de Jesús con aromas para ungir su cuerpo. Pero sucede algo totalmente inesperado. Un «joven vestido de blanco» les anuncia: «No está aquí. Ha resucitado. Él va por delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis».

El Papa Francisco nos ofrece hoy tres anuncios de Pascua explicando qué significa ir a Galilea…

Ir a Galilea significa, ante todo, empezar de nuevo: Siempre es posible volver a empezar, porque existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos.

Ir a Galilea, en segundo lugar, significa recorrer nuevos caminos: Jesús no es un personaje obsoleto, Él está vivo, aquí y ahora, camina contigo cada día, en la situación que te toca vivir, en la prueba que estás atravesando, en los sueños que llevas dentro. Aunque todo te parezca perdido, Él te sorprenderá.

ir a Galilea significa ir a los confines, porque Galilea es el lugar más lejano, desde donde Jesús comenzó su misión. En Galilea aprendemos que podemos encontrar a Cristo resucitado en los rostros de nuestros hermanos, en el entusiasmo de los que sueñan y en la resignación de los que están desanimados, en las sonrisas de los que se alegran y en las lágrimas de los que sufren, sobre todo en los pobres y en los marginados. Con Él la vida cambiará.

(Vigilia Pascual 2021 – Extracto)

Salmo 149

Aleluya

Cantad al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de sus fieles;

que se alegre su pueblo por su Creador, los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas, cantadle con tambores y cítaras;

porque el Señor ama a su pueblo y adorna con la salvación a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria y canten jubilosos

con vítores a Dios en la boca… honor para todos sus fieles.

Gloria al Padre…

Lucernario

Lectura del Evangelio

Aleluya

Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. Y muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol, fueron al sepulcro. Y se decían unas a otras: «¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?».

Al mirar, vieron que la piedra estaba corrida y eso que era muy grande. Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de blanco. Y quedaron aterradas.

Él les dijo: «No tengáis miedo. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? Ha resucitado. No está aquí. Mirad el sitio donde lo pusieron. Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro: “Él va por delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis, como os dijo”».

(Mc16,1-7)

Aleluya

Silencio —

Peticiones

Kyrie Eleison, Christe Eleison

  • Padre, haz que tu pueblo experimente el gozo de este día durante el caminar en esta tierra y así dirija sus pasos hacia Ti.
  • Por todas las naciones de la tierra, para que acojan la palabra de Vida que hoy ha resucitado de entre los muertos.
  • Por los responsables de los pueblos, para que desempeñen su tarea como servidores de la justicia y de la paz.
  • Por los que sufren en la enfermedad, el duelo, la vejez, el exilio, la cárcel, para que tu resurrección sea para ellos consuelo y auxilio.
  • Por los matrimonios, para que renueven en la gracia de la Resurrección su amor y compromiso mutuo.

Padrenuestro

Oración final

Jesús, nuestra alegría,

a tu lado encontramos el perdón, el frescor de las fuentes.

Sedientos de las realidades de Dios,

reconocemos tu presencia de Resucitado.

E, igual que el almendro comienza a florecer

con la luz de la primavera,

tú haces florecer hasta los desiertos del alma.

Tú tienes las palabras que dan vida a nuestra alma,

¿a quién iríamos sino a ti, el Resucitado?

(Roger de Taizé)

𝄞 Sal de la tierra, luz del mundo,

en medio de la tiniebla.
Anunciad la buena nueva,

seréis la sal, la luz.

(Staňte se solí)